Entre todas las alegrías, la absurda es la más alegre; es la alegría de los niños, de los labriegos y de los salvajes; es decir, de todos aquellos seres que están más cerca de la Naturaleza que nosotros.

Autor: AZORIN.


Seguidores

03 noviembre 2011

La soledad de la hoja

1 comentario:

Adonai dijo...

Somos como hojas,
que aunque juntas en el árbol,
estamos solas...